Políticas Mascotas

Políticas para el alojamiento de su mascota.

Se permite un máximo de dos animales domésticos por habitación, con un cargo al hacer el check-in de $220.- pesos por día en el caso de una mascota o $290.– en el caso de dos.

Cada propietario es responsable de las acciones y cuidados de su mascota. En caso de que la mascota genere algún daño o sea necesaria una limpieza extensiva más allá del proceso de limpieza normal; se harán cargos adicionales para lo cual se solicita además del cargo diario, un depósito reembolsable de $500.– pesos por estancia.

Los animales que representen un riesgo para la salud o la seguridad no podrán permanecer en las instalaciones del hotel. Están incluidos aquellos que, a criterio de nuestro personal, puedan causar daños a nuestra propiedad o la de otros huéspedes. Lo mismo aquellos que no sean atendidos adecuadamente o que demuestren agresividad injustificada.

Para que su camarista pueda realizar el servicio diario de limpieza, es necesario que las mascotas salgan o estén fuera de la habitación.

Las mascotas pueden quedarse solas en la Suite siempre que permanezcan dentro de su portador o jaula. Tras la recepción de dos quejas por ruidos o perturbación, solicitaremos al huésped que haga arreglos alternativos para su mascota.

Todo propietario de una mascota hospedado en nuestro hotel, deberá dejar un número de teléfono móvil para poder localizarlo en su ausencia. En caso de no poder contactarlo, el personal del hotel está autorizado para llevar a su mascota al área de Doggy Park, en donde podrá permanecer siempre bajo la responsabilidad del propietario.

Las mascotas pueden pasear por las instalaciones del hotel siempre bajo su supervisión y será responsabilidad de cada dueño, recoger los desechos de las mismas y depositar las bolsitas cerradas en los contenedores.

Está prohibido el ingreso de las mascotas a la alberca y sus alrededores.

De no cumplirse con cualquiera de las pautas anteriores, nos veremos en la necesidad de solicitar el desalojo de las mascotas de la propiedad sin reembolso.